El Padre Horán de Narciso Aréstigui Zuzunaga

ARGUMENTO

El padre Horán es una novela que narra el asesinato de Ángélica(una penitente) por el Padre Horán(su confesor) que alcanza cierta coherencia al remitir todas sus partes a la descripción de la vida del Cuzco.

Es ahí donde se describen sus costumbres, el reclutamiento para el ejército, el abandono de los familiares de quienes murieron por la patria. La opresión del indígena en los tributos.

El abandono de los estudios de química y otras ciencias en el Colegio del Cuzco, la arrogancia de los militares bolivianos durante los días de la Confederación Perú-boliviana.

El motín que estalló entonces en aquella ciudad cuando el pueblo creía que la imagen del Señor de los Temblores había sido llevada a Bolivia; la decadencia de la antigua industria del tocuyo por las importaciones extranjeras.

El mal estado del hospital de la ciudad, entre otros muchos temas que aparecen en sus páginas.

RESUMEN EL PADRE HORÁN

En 1848, aparece El Padre Horán en la ciudad de Lima, en la imprenta de El Comercio, en efecto, su obra se constituyó en la primera novela peruana desde entonces tiene título suficiente para ser considerado como el precursor de la novelística nacional”.

El Padre Horán, se ambienta en la época en la que se produce la Confederación Peruano-Boliviana y está basado argumentalmente en un hecho real, que hasta el propio Ricardo Palma, escribió una tradición similar.

 Narra la muerte fatídica que Fray Eugenio Orós realiza en las mazmorras (o sótano) de un convento para liquidar a Angélica. Hecho que particularmente conmociono a toda la colectividad Cusqueña.

En la novela destaca al Padre Lucas, dechado de pureza y sentimiento austero y religioso, y a su vez será la antinomia del Padre Horán, a quien trata de cambiarlo por su inclinación liviana al vicio.

El Padre Lucas cuida a la pastorcita Dolores, a Simón y al propio Padre Horán, a quien lo rescata de la multitud furiosa que lo acecha por cometer el horrendo crimen. Washington Delgado, se refiere sobre la novela: “por encima de las deficiencias estructurales, el Padre Horán , se opone por su fuerza dramática y la intención de denuncia”.

En efecto, la novela también refleja el arte autóctono de los países andinos, fundando la novela regionalista de cuño autentico.

Esta novela de raigambre histórica, aun de tesis indigenista, es en realidad una novela de costumbres andinas. Aréstegui teje la trama y se obliga a relatar escenas cotidianas del Cusco, donde el color local se impregna de los sucesos novelescos.

Augusto Tamayo Vargas explica con certeza algunas características sobre ella: “la obra muestra en todo momento la inconformidad del hombre del Perú en la primera mitad del siglo XIX. Se enjuicia, desde un punto de vista humano, la ineficiencia de las guerras de la independencia que no establecieron un efectivo gobierno en beneficio del pueblo, como se proclamaba.

 Los problemas sociales y jurídicos que afrontan el Perú en los años de la confederación y siguientes, aparecen insertos en las páginas de El Padre Horán, libres al parecer de todo prejuicio, como producto de una observación de la realidad”.

Aréstegui es un novelista agudo y social, en tanto su acento reivindicador marca el sello de la novela indigenista y vernacular, que supo dar a El Padre Horán, la tendencia doctrinaria, la pintura costumbrista del Ande, y logro impregnar a sus páginas el color local; en forma pionera traza la historia de la novela en el Perú, poniendo en sobremesa el tema indigenista.

Aréstegui no encaja en los lineamientos del romanticismo, ni menos en los bohemios, ni a su espíritu generacional o literario. Pero es coincidente su aparición dentro del romanticismo en el Perú. Aréstegui tiende un puente entre su indigenismo precursor, el romanticismo evasivo. No son damas desmayadas ni caballeros lacrimosos ni rendidos, los personajes de Aréstegui serán cholos prosaicos tomados de la realidad andina, que puede sugerir un lejano primitivismo romántico.

Basado en un hecho de asesinato en el Cusco, hacia la tercera parte del siglo XIX, sus páginas logran el trazo de la novela de costumbres provincianas, temas gustados por Flaubert. Anticlerical y social, trata de definirse su novela en El Padre Horán. La obra es la historia de un suceso real que conmovió el Cuzco en 1836. La muerte de Angélica está envuelta de sucesos pueblerinos, codicias secretas, amor púdico, lujuria y hechos propios de su status.

Reiteramos, Castro Arenas brevemente y en forma concisa señala a los protagonistas de la novela: Angélica humilde doncella de la mesocracia Cusqueña hija de un ex combatiente de la independencia y de una mujer débil de carácter; el siniestro Padre Horán, intrigante, sensual, despiadado en la satisfacción de sus protervos apetitos; la beata Brigida, mujer indeseable, secuaz de intrigas del Padre Horán; Fray Lucas, religioso sin macula, contrapunto espiritual de Horán, guía de la juventud cusqueña, son los personajes centrales de la historia”.

Aréstegui trata de revelar el problemas de los indígenas en boca del indio Dionisio: “Oh: tu no estas al cabo del tratamiento que se da a los infelices de nuestra clase… por los dos reales que me tiran al fin del día, es preciso trabajar como un macho, sin atreverse a tomar aliento sino cortísimos instantes… sopena de un grito injurioso… tal vez acompañado de un golpe…”.

Sobre el tributo indígena al pago de la contribución eraria y económica, Aréstegui, diestramente describe con una prosa que se acerca a lo político y a la prolijidad narrativa. Leamos, de su novela sobre el particular. “están obligados los indios a pagar tributos y a prestar todos los servicios que de ellos se exija porque disfrutan de una porción de terreno que se les ha señalado. Bien: este es un contrato… pero un contrato que tiene visos de leonino.

Examinémoslo. En el reparto de la porción de terreno de un distrito, los indios que pertenecen a él llegan a optar u trecho de escasas varas cuadradas: nada más que el que cacique les ha señalado.

Además de las faenas a las que se les obliga, como son el cultivo de las chacras del cacique, el de la pertenencia al Alcalde, el de la iglesia tal, la chacra señalada para dar culto al Santo cual; tiene que ser para el quincenio de sus escasos productos, fuera de las primicias… y, ¿Qué diremos de esos indios tributarios sin goce de tierras que se conocen con el nombre de forasteros?… “¿y de esos jóvenes indios, que aun antes de cumplir 18 año, ya pagan tributos con la denominación de próximos entrantes?”.

Para concluir, diremos que el Padre Horán, resume el alegato sociológico del condicionamiento indígena frente a una realidad que los cerca y explota.

DATOS DE LA OBRA EL PADRE HORÁN

 El padre Horán, considerada la primera novela peruana y una de las primeras novelas sudamericanas en lengua castellana.

AUTOR: Narciso Aréstegui Zuzunaga

(Huaro, 1820 – Lago Titicaca, Puno, 1869) fue un escritor, militar y político peruano.

ALGUNOS PERSONAJES DEL PADRE HORÁN

  • El padre Horán, pecador y criminal, que se enamora de la joven Angélica, de la que logra, mediante intrigas, hacerse confesor, terminando por asesinarla y suicidarse.
  • Angélica, la joven ex penitente, llena de virtud y belleza, que es asesinada por el Padre Horán.
  • Paulina, la madre de la protagonista.
  • La Beata Brígida, personaje que encarna la autoridad y el saber religioso, pero que es cómplice de las perversiones morales del Padre Horán.
  • El padre Lucas, la contraparte del padre Horán, virtuoso y ejemplar.
  • Don Tadeo, el avaro codicioso.
  • Wenceslao, un estudiante noble y gallardo.

Escriba un Comentario

Calificacion*