Cueto el Desierto de Horacio Quiroga

El DESIERTO

Resumiendo, el cuento el Desierto, del escritor Horacio Quiroga. Subercasaux, tras la muerte de su esposa, ha quedado al cuidado de sus dos hijos, la niña es la mayor y tiene seis años, y el varoncito cinco.

La sirvienta que ayudaba en los quehaceres de la casa, luego de la muerte de su señora se fue de la casa.

Subercasaux no está acostumbrado al cuidado de los niños, aunque su amor es muy grande por ellos, pero la vida misma de haber estado siempre en el monte, en otras galopando en caballo, experimentado otros trabajos.

Contrata otras muchachas para que le ayuden en el hogar, pero las muchachas llegan y están unos días luego se marchan porque no soportan el carácter del patrón.

No habiendo otra alternativa para Subercasaux, enseña a sus hijos a tener cuidado con el lugar a donde vayan, siempre revisando antes de sentarse, los niños no lo temen a nada; solo a las cosas que su papá los dice que temieran, como por ejemplo las víboras.

Subercasaux se considera el hombre más feliz de la tierra, los niños se pasan el día improvisando uno que otro juego, haciendo víboras de arcilla y la niña sombreros, que luego son calentados en el horno que su padre construyó.

Los niños han ido de un lugar a otro, debido a que su padre siempre le gusta experimentar otra cosa, por ejemplo, ven, extraer caucho del monte para pegar sus impermeables, teñir la camisa de su padre de todos los colores, disecar animales, fabricar creolina y muchas cosas más.

En su casa se ven afectados por los piques, solo afectaba al hombrecito y a su padre, por alguna providencia la niña no sufría este mal. El padre extraía el pique de su niño y luego de él, hubo uno que no se lo pudo sacar estaba en su dedo meñique del pie derecho, causándole dolor y molestia. Yodo, bicloruro, agua oxigenada, todo probo para calmar el fastidio, no podía dormir a causa del pique salvo de madrugada.

El niño tenía la misma costumbre del padre de levantarse temprano, mientras la niña despertaba cuando el sol le daba al rostro. El niño se despertaba y pedía desayuno, Subercasaux hubiera querido dormir un poco más, porque no había conseguido el sueño ante el fastidio del pique, pero por amor a sus hijos se levantaba y se saludaban con amor.

¡buen día piapiá!

¡buen día, mi hijo querido!

¡bue día, piapiacito!

Subercasaux, necesitaba de alguien que le ayudara en el hogar, el recordó de un muchacho muy listo y trabajado que una vez le ayudo en el hogar por un mes, se alisto para ir a verlo, el muchacho vivía en la boca del río Yabebirí, frente a la isla del toro.

Subercasaux alista la canoa y junto con sus niños enrumban la navegación, no era un buen tiempo para navegar, se avecinaba una fuerte lluvia, el río que antes era limpio hoy comenzaba a mostrar sus aguas turbias, y su crecida se iba haciendo notorio. Después de haber navegado por varias horas, Subercasaux tuvo que desistir y regresar a casa, porque sabía el riesgo que corría.

De regreso a casa Subercasaux, ha pescado una fiebre muy alta, dolor de espalda, dolor en la sien, tiene el pie herido, producto de un corte que sufrió en su navegación. La fiebre no mengua, aunque él cree que es cansancio y que con más descanso bajara, pero no es así, empeora, y el siente que va a morir.

Llama a sus dos hijos les pide que le den un beso, y les aconseja que sean buenas personas. Le dice que su piapiá se va a morir… quedaran solitos, pero que no se asunten, Los niños salen del cuarto sin comprender. y están por un rato en silencio, sin ruido como tampoco había ruido desde el otro cuarto, donde su padre yacía muerto por más de tres horas. Fin del cuento el desierto.

DATOS DEL CUENTO “el Desierto”

Autor: Horacio Quiroga Forteza.

Nacionalidad: Uruguayo.

GENERO LITERARIO: Narrativo.

ESPECIE LITERARIA: Cuento

ESCENARIO: los hechos se desarrollan en la selva de la provincia de Misiones.

PERSONAJES DEL CUENTO “el Desierto”

  • Subercasaux:El padre de dos hijos,  de acento duro, de manos grandes, enseña a sus hijos a leer en el suelo.
  • Los hijos de Subercasaux: la niña de seis años, el niño de cinco años.  No lo temen a nada, solo a lo que su padre les dice que tengan cuidado.
  • La sirvienta: abandona a su patrón tras la muerte de su señora.
  • La mujer de Subercasaux. Muere y deja a sus hijos al cuidado de su padre.
  • Las muchachas que contrato Subercasaux, para ayudar en el hogar, no están mucho tiempo, solo duran unos días en el trabajo y luego abandonan al patrón porque entienden que tiene un carácter fuerte.
  • El muchacho que ayudo por un mes a Subercasaux, en el cuidado del hogar, vive en la boca del río yabebirí, frente a la isla del toro.

Yabebirí: es un río de la provincia de Misiones Argentina

TheMATSI

Amante de los animales , la Naturaleza y los libros de Aventura.

Deja una respuesta

Calificacion*

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir