Coplas a la Muerte del Maestre de Santiago don Rodrigo Manrique, Mi Padre

JORGE MANRIQUE FIGUEROA

“COPLAS A LA MUERTE DEL MAESTRE DE SANTIAGO DON RODRIGO MANRIQUE, MI PADRE”

  • GÉNERO: lírico.
  • ESPECIE: elegía.
  • TEMA: la fugacidad de la vida y el placer.
  • INTENCIÓN: exaltar la figura paterna.

CARACTERÍSTICAS:

  • Contiene 40 coplas de medio pie o pie quebrado.
  • Consta de un total de 480 versos.
  • Cada copla contiene 4 tercetos.
  • Presenta dos sextillas: abc- abc; def, def.
  • Posee rima consonante o perfecta.
  • Su métrica es regular, son versos de arte menor, octosílabos y tetrasílabos (884- 884…)
  • Predomina el símil: vida- río; muerte- mar.

ESTRUCTURA:

  • EXHORTATIVA: plantea generalidades sobre la vida y la muerte (las 15 primeras coplas)
  • ILUSTRATIVA: presenta a través de ejemplos lo perentorio que es la vida y nos dice además que todos nos igualamos en el espejo de la muerte (de la copla 16 a la 25)
  • ENCOMIABLE: elogia al padre otorgándole valores de virtud (de la copla 26 a la 33)
  • DIALOGADA: entre la muerte y el padre (de la 34  a la 38)
  • PLEGARIA: oración final del Maestre a Cristo (copla 39 y 49)

AQUÍ LA DIVISIÓN CLÁSICA:

Son un total de 40:

  • 24 primeras: la fugacidad de la vida y de los placeres.
  • 16 finales: elogian la figura de su padre.

“Coplas a la muerte de su padre” (Versión original)

I

Recuerde el alma dormida, avive el seso e despierte contemplando

cómo se passa la vida, cómo se viene la muerte tan callando;

cuán presto se va el plazer, cómo, después de acordado, da dolor;

cómo, a nuestro parescer, cualquiere tiempo passado fue mejor.

III

Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, qu'es el morir;

allí van los señoríos derechos a se acabar e consumir;

allí los ríos caudales, allí los otros medianos e más chicos, allegados, son iguales

los que viven por sus manos e los ricos.

V

Este mundo es el camino para el otro, qu'es morada sin pesar;

mas cumple tener buen tino para andar esta jornada

sin errar.

Partimos cuando nascemos, andamos mientra vivimos, e llegamos al tiempo que feneçemos; assí que cuando morimos, descansamos.

(Responde el Maestre) XXXVIII

Non tengamos tiempo ya en esta vida mesquina por tal modo,

que mi voluntad está conforme con la divina para todo;

e consiento en mi morir con voluntad plazentera, clara e pura,

que querer hombre vivir cuando Dios quiere que muera, es locura."

[Del maestre a Jesús] XL

Assí, con tal entender, todos sentidos humanos conservados,

cercado de su mujer

y de sus hijos e hermanos e criados,

dio el alma a quien gela dio (el cual la ponga en el cielo en su gloria),

que aunque la vida perdió, dexónos harto consuelo su memoria.

TheMATSI

Amante de los animales , la Naturaleza y los libros de Aventura.

Deja una respuesta

Calificacion*

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir