Poesías Épicas y Líricas de la Cultura Azteca

ÁNIMO

¡No te amedrentes, corazón mío!

Allá en el campo de batalla

 ansio morir a filo de obsidiana.

 Oh, los que estáis en la lucha:

 yo ansio morir a filo de obsidiana.

Sólo quieren nuestros corazones la muerte gloriosa.

ATAVÍOS DE XOCHIPILLI, PRÍNCIPE DE LA FLOR

Está teñido de rojo claro,

lleva su afeite facial figurando llanto,

 su gorra con penacho de plumas de pájaro rojo.

 Tiene su bezote de piedras preciosas,

 su collar de piedras verdes.

 Sus tiras de papel puestas sobre el pecho,

su ropaje de orilla roja con que ciñe sus caderas.

 Sus campanillas, sus sandalias con flores.

Su escudo con la insignia solar en mosaico de turquesas,

de un lado lleva un bastón con remate de corazón y penacho de quetzal.

LA MADRE DE LOS DIOSES

Id a la región de los magueyes salvajes,

para que erijáis una casa de cactus y magueyes,

 y para que coloquéis esteras de cactus y magueyes.

Iréis hacia el rumbo de donde la luz procede

y allí lanzaréis los dardos;

amarilla águila, amarillo tigre, amarilla serpiente,

 amarillo conejo y amarillo ciervo.

 Iréis hacia el rumbo de donde la muerte viene.

También en tierra de estepa habréis de lanzar los dardos               

azul águila, azul tigre, azul serpiente,

 azul conejo y azul ciervo.

 Y luego iréis hacia la región de sementeras  regadas.

También en tierra de flores habréis de lanzar los dardos

 blanca águila, blanco tigre,

 blanca serpiente,

 blanco conejo y blanco ciervo.

 Y luego iréis hacia la región de espinas.

 También en tierra de espinas habréis de lanzar los dardos:

roja águila, rojo tigre, roja serpiente,

rojo conejo y rojo ciervo.

Y así que arrojéis los dardos y alcancéis los dioses,

 al amarillo, al azul, al blanco, al rojo:

 águila, tigre, serpiente, conejo, ciervo,

 luego poned en la mano del dios del tiempo,

del dios antiguo, a tres que habrán de cuidarlo:

 Mixcoatl, Tozpan, Ihuitl.

DESDE DONDE SE POSAN…

Desde donde se posan las águilas,

desde donde se yerguen los jaguares,

 el Sol es invocado.

Como un escudo que baja,

así se va poniendo el sol.

En México está cayendo la noche,

 la guerra merodea por todas partes,

 ¡Oh Dador de la vida!,

se acerca la guerra.

 Orgullosa de sí misma

 se levanta la cuidad de México-Tenochtitlan

Aquí nadie teme la muerte en la guerra.

 Ésta es nuestra gloria.

Éste es tu mandato.

¡Oh Dador de la vida!

Ténedlo presente, oh príncipes,

 no lo olvidéis.

¿Quién podrá sitiar a Tenochtitlan?

¿Quién podrá conmover los cimientos del cielo…?

 Con nuestras flechas,

 Con nuestros escudos,

está existiendo la ciudad ¡México-Tenochtitlan subsiste!.

BELLEZA DEL CANTO

Llovieron esmeraldas;

ya nacieron las flores:

 Es tu canto.

 Cuando tú lo elevas en México,

 el sol está alumbrando.

EL AVE Y LA MARIPOSA

¿Qué es lo que dice el ave roja del dios?

 Es cual un repicar de sonidos:

anda chupando miel.

¡Que se deleite: ya se abre su corazón:

es una flor! Ya viene, ya viene la mariposa:

viene, viene volando; viene abriendo sus alas:

 Sobre las flores anda chupando miel

¡Que se deleite: ya se abre su corazón:

 es una flor!

Escribe Un Comentario