Poema pidiendo para su madre-Antonio Gandia

Índice

    Pidiendo para su Madre

    Un hermoso poema, para considerar y valorar aún mas a una madre.

    ANTONIO GANDIA
    Pidiendo para su madre
    Un joven va por la aldea,
    Y aunque el dolor lo taladre,
    Sufre, calla y no se queja.
    Cuando después de rodar
    Por las calles y las plazas
    Se arrodilla ante el altar,
    Y así lo sorprende el cura,
    Y al ver que una mano falta
    Del brazo de aquel mozuelo,
    Con voz que es toda dulzura
    Le dice: ¿Cómo te llamas?
    ¿Qué haces, di, por este pueblo?

    Antón yo me llamo, padre,
    Y le pedía a la Virgen

    Que me den una limosna
    Para que coma con mi madre.

    ¿Cómo perdiste la mano?
    Le dice el cura piadoso.

    ¿Fue en el taller, fue en el campo?,

    ¿algún reptil venenoso
    te dejó, Antón desgraciado
    y te ha dejado, hijo mío,
    pobre, triste, y mal parado?

    No padre, no fue un reptil
    Lo que mi mano cortara.
    Años ha que voy pidiendo
    Con lagrimas en los ojos
    Y el rubor cubre mi cara.

    Joven y fuerte fui un día,
    Mis brazos fueron sostén
    De una Madre de alma pura.
    ¡MADRE! ; palabra sagrada,
    ya que Madre solo hay una.

    La que con sus besos nos baña,
    La que nos canta en la cuna,
    La que jamas nos engaña,
    ¡Mujer que es todo ternura!

    ¡Qué malo, que malo fui
    para con mi Madre amada!
    Una noche padre mío
    Tiemblo solo al recordarla,

    Llegué borracho a mi casa,
    Con mi mano encallecida
    Le di tan fuerte en el rostro,

    Que cayó desvanecida.

    También debe Leer  Poema Para el "Día de Las Américas"

    Y aquella mujer bendita,
    Que tantos besos me dio,
    Estaba en el suelo herida,
    Y vi una mancha de sangre
    Que la mente me turbó
    ¡Maldito, maldito yo,
    que a mi madre escarnecía.

    Yo no sé lo que pasó,
    Solo se que aun vivía,
    Alcé a mi madre del suelo
    Y al punto curé su herida.
    ¡Malhaya el hijo maldito
    que comete tal afrenta
    Y maldito aquel cobarde
    Que en su pensamiento alberga

    Pegarle a su propia Madre!

    Y salí de su aposento
    Despierto para vengarla;
    Quien la ofendió fue mi mano,

    Pues mi mano pagará
    Porque la había ultrajado.

    Y ciego y lleno de ira
    Cogí el hacha enloquecido,
    Y la mano envilecida
    Que tal afrenta causara
    Al ser que me dio la vida
    Y tan ruin me porté,
    ¡Por eso voy con mi pena
    y voy por los pueblos, padre,

    pidiendo de puerta en puerta
    para que coma mi madre.

    TheMATSI

    Amante de los animales , la Naturaleza y los libros de Aventura.

    Otros Libros Que puedes Seguir Leyendo

    Deja una respuesta

    Calificacion

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir