Poema "La Tierra del Sol" de José Santos Chocano

Cuarenta mil esclavos abrieron el camino de Cuzco a Cajamarca, por donde el Inca va; su padre, el Sol, le alumbra; y el regio peregrino devora millas, leguas... y siempre más allá.

I

Cojín le dió una alpaca, cual áureo vellocino; escala hizole el brazo de quechua y aimará; detuvo el anda; y ágil y firme en su destino, saltó sobre los hombros en que apoyado está.

I I I

Tejiendo muelles danzas las indias van delante; detrás van los soldados de aspecto fulgurante; el Inca envuelto en oro, simula una visión.

IV

Y sobre aquel camino, que el sol aviva en llamas cómo lo hiciese una boa de fúlgidas escamas, se va desenroscando la lenta procesión.

TheMATSI

Amante de los animales , la Naturaleza y los libros de Aventura.

Deja una respuesta

Calificacion*

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir