los Libros de Chilam Balam

CHILAM BALAM

Estos libros se dieron en la península de Yucatán y fueron recogidos de fuentes orales y redactados con posterioridad a la llegada de los conquistadores en el s. XVI.

Este conjunto de Los libros de Chilam Balam, lo conforman la prosa anónima que incluye textos astrológicos, históricos, médicos, religiosos ó mitológicos.

En los libros de Chilam Balam se puede apreciar los hechos históricos afiliados a los textos proféticos. Se presta curiosamente a la lectura simbólica; compleja y de cierto aire mítico.

Así queremos insertar trozos mágicos simbólicos del Chilam Balam de Chumayel el que expresa el rito religioso como cosmológicos de los dioses yucataenses, tanto que los pueblos y expresiones hablan de sus días:

EL PRINCIPIO DE LOS ITZÁES

(textos del Chilam Balam de Chumayel)

Trece veces ocho mil katunes reposo en su piedra. Entonces se movió la semilla de Hunac Ceel Ahau. Este es el canto: ¡Eh! ¿Son los hombres como el sol? De la piedra del que es amarillo. ¡Eh! ¿De ahí son los hombres buenos? Mi ropa, mi vestido dijeron los dioses.

 Así se sabe, lo sabe cualquiera. Al agua tierna de la orilla del pozo, a la tierra suave llegaron conquistando, haciendo la guerra.

En Chichen estaban itzáes, los herejes. Allí estaban. ¡Ocultos, ocultos!, así se exclamaban ¡Ocultos, ocultos! El espíritu de los muertos lo sabe. Cuando llegó el espíritu de los muertos, en ese día resplandeciente, grito con dificultad. ¡Estaban, estaban, estaban, allí estaban! ¿Alguien acaso está despierto? Tres veces en el día resplandeciente, en el día de los dioses, ¡Estaban!, gritaron. Son pobladores, son miradores. Así se oía.

PROFECÍA LLAMADA DE LA FLORES EN UN  KATUN 11 AHAU.

( pertenece al libro del Chilam Balam de Chumayel)

El 11 Ahau será el tiempo del poder de Ah Bolom Dzacab, El Nueve-fecundador, el sabio. El doble de la vuelta del katún, será cuando se manifieste el lugar de su carga, que será de nueve medidas. El día cuatro Kam, piedra-preciosa, ligara su carga terminándola.

Profecía llamada de las flores en un Katun 11 Ahau. Cuando baje, del corazón del Cielo sacara su consagración, su nueva vida, su renacer; bajara a su acicalada casa con Bolom Mayel, Nueve-perfumado. Dulces son sus bocas, dulces las puntas de sus lenguas y dulces tienen los sesos, estos dos grandes y nefastos murciélagos que vienen a chupar la miel de las flores:

 la roja de hondo cáliz, la blanca de hondo cáliz, la oscura de hondo cáliz, la amarilla de hondo cáliz, la inclinada, la vuelta hacia arriba, el capullo, la marchita, la campánula recostada de lado, la mordisquea del cacao, la pegajosa flor de pedernal, la flor de hueso, la Macuilxuchit, cinco-flores, la de corazón colorido, la ixlaul, flor de laurel, la flor de pié torcido; a todas estas vinieron los Ah Con Mayeles, los ofrecedores de perfume.

Las madres de las flores serán olidas por el Ali Kin, sacerdote del culto solar; por el Ahau, Señor-príncipe, por el Holcan, Soldado, por el Halach Uinic, jefe. Tal será la carga del katún florido cuando venga. “Pero no habrá otro, ya no se verá otro”, dijo. No traerá pan en su carga el katún florido sino flores de cigaña por el pecado cometido por Bolón Tiku, Nueve-deidad. Atres años aun no llegara la presencia del dios infernal Bolón Dzacab, Nueve-fecundador, cuando se manifestara en la flores Pizlimtec el infante inmaduro, cuando se disfrace de colibrí y venga a chupar la miel de la flor de nueve pétalos, de la flor de nueve corazones. Entonces querrá marido la flor marchita cuando le arranque el corazón.

Escribe Un Comentario