Literatura Quechua y sus Géneros Literarios

LITERATURA QUECHUA

La literatura quechua es la expresión de la cultura incaica. Generalmente ha sido dado a conocer de manera oral, y luego con la presencia hispana en forma escrita.

 Todo lo que conocemos hoy proviene de versiones posteriores a la conquista; es decir, ha sido escrito a partir del siglo XVI, y traducido del quechua al castellano. La literatura quechua tuvo, principalmente, dos vertientes

LA VERTIENTE OFICIAL

Dentro de esta vertiente están las manifestaciones literarias impuestas o dirigidas por la corte del Inca, con el propósito de inmortalizar los acontecimientos más importantes como, por ejemplo, la formación y el origen del imperio o las grandes hazañas de los soberanos.

 Estas manifestaciones tenían, por tanto, una finalidad educativa. Los creadores de esta literatura oficial eran los amautas, maestros encargados de transmitir la cultura del imperio. Otra manifestación cultural importante de esta vertiente eran las grandes festividades que se realizaron durante el incanato, como la del Inti Raymi. Esta fiesta se dedicaba a las divinidades tutelares (principalmente, al Sol). Además, se rendía devoción al Inca.

LA VERTIENTE POPULAR

A esta vertiente pertenecen las canciones y poesías que expresaban los sentimientos de las comunidades. Celebraba los diferentes sucesos del ayllu, como la siembra, la cosecha, las fiestas familiares, etc. Esta literatura era transmitida por el haravicu.

GÉNEROS DE LA LITERATURA QUECHUA

LA ÉPICA

La literatura épica narra los “grandes recuerdos” del imperio, modificados por la fantasía. Así, pertenecen a este género todos los relatos que explican el origen del pueblo incaico y cuentan las hazañas de sus autoridades.

 Las manifestaciones épicas fueron recogidas por los cronistas indígenas, mestizos y españoles que, durante la conquista, se dedicaron a escribir sobre las creencias, costumbres y la historia del imperio incaico. Otra fuente para el conocimiento de estas expresiones literarias son las ‘investigaciones antropológicas, arqueológicas e históricas’ que, aún hoy día, siguen recopilando gran cantidad de mitos, leyendas y narraciones.

LA LÍRICA

La lírica del mundo andino, igual que la de otras culturas nace y se desarrolla con la música. Al comienzo, los poemas son sólo un acompañamiento para la música; poco a poco, las letras van adquiriendo independencia. Más que los demás géneros, la lírica se caracteriza especialmente por su tono rural.

Los elementos campesinos , la tierra, los sembríos, los animales domésticos- están siempre presentes, y sirven para expresar mejor los sentimientos del poeta.

La lírica quechua tuvo, principalmente, dos formas:

EL HAYLLI, 0 CANTOS DEL TRIUNFO, que eran composiciones corales e himnos comunitarios dedicados a los dioses, a los incas o a la tierra, cuando ésta daba sus frutos.

EL HARAWI, DE TONO CONFIDENCIAL E ÍNTIMO, es la expresión de los poetas de las comunidades, que le cantaban a la tierra, a sus animales. El harawi se refiere también al amor sentimental.

Mientras que los hayllis, pertenecientes a la literatura oficial, eran alegres triunfantes, los harawis eran tiernos, hondamente líricos y nostálgicos.

EL DRAMA

Muchos cronistas e historiadores coinciden en afirmar que el teatro incaico fue el más importante de toda la América prehispánica. Probablemente, comenzó con la escenificación de bailes y canciones, pero con el tiempo incluyó el diálogo, elemento propio y característico del género teatral El Inca Garcilaso, en sus Comentarios Reales, explica que los amautas eran los encargados de componer estas piezas teatrales que se representaban ante el Inca y los demás señores de la corte.

 El drama Ollantay es teatro Quechua que ha llegado hasta nosotros.

EL OLLANTAY

Constituye famosa obra teatral de la dramática quechua Inca. Y sin duda es, a la vez, el antecedente de mayor mérito y fama que tiene el teatro peruano actual. “Ollantay” es un drama de autor anónimo. Recién se tuvo noticia de su existencia en 1837, en un periódico que se editaba en el Cusco. En un principio se atribuyó la obra a un sacerdote que prestaba servicios en Sicuani.

 El Padre Antonio Valdez, quien había traducido y versificado en octosílabos la versión original. Después han aparecido varios manuscritos del drama, traducidos por Gabino Pacheco Zegarra, José Sebastián Barranca y otros. Sobre las excelentes versiones de José María Argüedas, en estos últimos años César Miró y Sebastián Salazar Bondy, han hecho una hermosa adaptación de la obra original.

resumen de la obra ollantay

Escribe Un Comentario