El Popol Vuh o Libro del Consejo, libro de los mayas

EL POPOL VUH

El Popol Vuh o Libro del Consejo fue escrito en lengua quiché, pero en caracteres latinos.

Se calcula que un nativo lo escribió entre 1544 y 1558. Posteriormente, fue descubierto por el Padre Francisco Jiménez, quien lo publicó en 1722″ después de traducirlo al castellano.

 El Popol Vuh está escrito en un lenguaje hermoso y poético, cargado de metáforas.

En la obra se narra la creación del mundo y de los hombres. Se cuenta que el ser humano fue creado después de varios intentos fallidos, en que los dioses veían que su creación no podía razonar. Finalmente, los dioses crearon al hombre definitivo, perfecto: lo hicieron nacer del maíz.

El Popal Vuh cuenta también los orígenes de varios pueblos mayas: de dónde emigraron, cómo construyeron su civilización, quiénes fueron sus primeros gobernantes, etc.

POPOL VUH

(Anónimo)

Los misioneros cristianos que acompañaron la conquista española, tuvieron momentos de afortunado interés por las culturas nativas del Nuevo Mundo y se entregaron con entusiasmo y respeto a la recopilación de las tradiciones indígenas.

 A comienzos del siglo XVIII, el padre Francisco Ximénez, que desempeñaba el curato en Santo Tomás de Chuilá, hoy Chichicastenango (Guatemala), consiguió de los indios que le dejaran conocer un libro escrito pocos años después de la conquista, en lengua quiché pero utilizando el alfabeto castellano que les inculcaron los misioneros españoles.

El padre Ximénez se encargó de traducir el manuscrito al español, transcribiendo íntegramente el texto quinché de la obra indígena y junto a él colocando su traducción.

Tal material lo conserva actualmente la Biblioteca Newberry de Chicago. Hasta hoy se ignora quién fue el autor del documento indígena, pero según el manuscrito se conoce que antiguamente existió un libro llamado Popal Vuh, dedicado a narrar el origen del mundo y de los aborígenes.

El libro está dividido en tres partes; la primera es una descripción de la creación y del origen del hombre, según la leyenda fruto nacido del maíz; la segunda parte narra las aventuras de jóvenes semídioses, Hunahpú, Ixbalanqué y sus padres; éstos son protagonistas de episodios que constituyen un drama mitológico; la tercera parte tiene menos valor literario que la segunda, se narran los orígenes de los pueblos nativos de Guatemala y se habla de los primeros reyes de aquel territorio.

 El desconocido autor da el nombre de Quiché al país que habitaba. Muy posiblemente el aporte no fue exclusivo de la tradición literaria oral, también tuvo valor documental la pintura rupestre.

El autor debió ser un indígena que ya había experimentado las consecuencias culturales de la colonización española, pues al comienzo de la obra advierte: “Esto lo escribiremos ya dentro de la ley de Dios; lo sacaremos a luz porque ya no se ve el Popol Vuh, así llamado, donde se veía claramente la venida del otro lado del mar, la narración de nuestra oscuridad, y se veía claramente la vida”. Popol Vuh o Popo Vuh puede entenderse en español como Libro de la Comunidad; en lengua maya, popal significa reunión o causa común.

Ha podido pensarse que la redacción del Popol Vuh corrió por cuenta de un grupo de indígenas durante la tercera década del siglo XVI.

La gran acogida del libro se debió, inicialmente, al estudioso americanista Charles Etienne Brasseur de Bourbourg, quien publicó en francés un volumen titulado Popol Vuh. Le Livre Sacré et les mithes de l’antiquité al amerícaíne.

Por lo tanto, a él se debe que los manuscritos se conocieran con el nombre de Popal Vuh, pues el padre Ximénez, su primer traductor, había preferido titularlo como Libro Común. Después de la acuciosa versión francesa; vendrían traducciones a otras lenguas de Europa e, incluso, también despertó el interés entre académicos japoneses. Así se descubrirían las leyendas primitivas de la cultura nativa del Nuevo Mundo.

Escribe Un Comentario