Cuento El Perro Rabioso de Horacio Quiroga

El perro Rabioso de Horacio Quiroga, pertenece al libro de “Cuentos de Amor, Locura y Muerte de Horacio Quiroga”.

 Encuentra el resumen, el tipo de narrador, personajes y otros datos del cuento.

Un hombre es perseguido, por haber matado a un peón, que se puso mientras disparaba a matar a su esposa.

Los vecinos armados, lo persiguieron, el huyo al monte, lo hallaron, trepado en un árbol, aullando, y ahí le dieron un tiro.

Índice

    Resumen

    Como sucedió esto: una epidemia de rabia azota el pueblo, los perros rabiosos abundaban en todas partes de la ciudad, mordían los animales, y se animaban entrar en los corrales de vacas, y es común, la gente pobre siempre tiene muchos más perros de lo que pueden criar. Y así Abundaban muchos perros con rabia.

    Mi madre vivía atemorizada, en nuestra casa que estaba a medio hacer, no había puertas, yo hice puertas y ventanas de arpillera, eso tranquilizo a mi madre, mi esposa estuvo contenta con mi trabajo.

    Un perro rabioso, de color negro, se obstina con entrar a mi casa, su aullido corto, y estrangulado de agonía como si el animal muriera ya, aumenta el miedo en mi familia, en esos días no había hecho más que llover, los montes cerrados por el agua, las tardes rápidas y tristísimas. Aumentan el miedo en casa.

    Pero un día entro el perro rabioso por una de esas arpilleras que da al corral, y yo le propine un golpe con la rodilla, al mismo tiempo que el animal intento morderme, pero fallo, más hubo un claro golpe de dientes, y luego comencé a sentir un leve dolor, y ahí cambio todo para mí. Aquella noche no dormimos por hacer guardia por si el animal volviese.

    Cuando hubo amanecido, a cuatro cuadras de casa, un transeúnte mató de un tiro de revolver al perro negro. yo me rehusé ante la insistencia de mi madre y mi mujer para bajar a Buenos Aires por unas inyecciones, mi herida había sido bien oprimida, y lavada con mordiente lujo de permanganato, a los cinco minutos de la mordida del animal.

    Ceso de golpe la epidemia y todo volvió a la normalidad, y desde aquella mordida, mi madre llevaba la cuenta de los días, maña sería el día cuarenta, que al parecer se hace notorio la rabia en uno, mi esposa y mi madre siempre están con los ojos fijos en mí, como examinando algún síntoma de la enfermedad. Pero cumplido los cuarenta días no hubo en mí algún indicio de que yo estuviera con rabia.

    También debe Leer  Cuento el Paso del Yabebirí de Horacio Quiroga

    Ellas luego me confesaron los momentos que pasaron, durante este tiempo, sus angustias, si estaba desganado, y la infección de un dedo que me tenía fastidiado, pensaban que eran los primeros síntomas de la rabia, estuvieron todo este tiempo angustiadas, pero hoy reíamos, y mi madre decía, cualquier cosa menos un hijo rabioso. Todo había terminado, eso parecía.

    Y esperando que mañana y pasado no aparezca dolores de cabeza, los cuchicheos de mi madre y mi esposa, y cesan cuando oyen mis pasos, una observación sigilosa cuando estamos en la mesa, hasta que dije ya basta todo se hace intolerable lo del perro rabioso, yo estoy bien, porque me observan así.

    ¡Pero Federico! me han respondido, mirándome con sorpresa. ¡Si no te decimos nada, ni nos hemos acordado de eso!

    todo esto era solo en mí, comencé a escuchar aullidos de perros cerca de la casa, y ellas dormían plácidamente, ahora veo víboras en mi casa, mi mujer ha traído arañas peludas, el patio está lleno de arañas peludas. La escopeta hago un disparo, se oyen gritos, me persiguen las arañas, huyo al monte, ¡hay! ¡socorro!, me he quedado sin balas, uno me está apuntando…

    Argumento

    La Epidemia de la rabia, atemoriza a mi madre, se oyen decir que un perro con rabia, mordió a un animal, otro que ha intentado entrado en el corral de vacas, que están por todos lados, lo aullidos en el monte, cerca de las casas, un perro de color negro, asecha mi casa, mi madre está preocupada.

    Nuestra casa está medio hacer, con unas tablas, hago unas puertas de arpillera, mantienen fresco el cuarto por el verano.

    Un día entró el animal, yo le he propinado un rodillazo, pero en su intento de morderme, me ha golpeado con sus dientes, provocándome una herida, creí que no era de cuidado, pero que luego, traería sus consecuencias, por no haberme puesto una inyección para esta enfermedad.

    La rabia ceso de golpe, ya todo ha pasado. todo a vuelto a la normalidad.

    También debe Leer  Cuento la Guerra de los Yacarés de Horacio Quiroga

    Luego más de cuarenta días de no haber presentado ningún síntoma, mi madre y mi esposa están alegres, porque no me he convertido en un hijo rabioso.

    He comenzado a escuchar aullidos de perros cerca de mi casa que me imposibilitan dormir, estoy cansado de que mi esposa y mi madre me observen y de cuchicheos incesantes. Les he reclamado, pero ellos dicen no hablar del tema y mucho que se acuerden de eso. Desde que habían pasado los cuarenta días donde se hace notorio la rabia.

    Pero mi mujer a traído víboras a la casa, he tomado la escopeta propine un disparo, se oyen gritos, huyo al monte, me persiguen, me están apuntando. Y así termina el cuento dando muerte a Felipe

    DATOS DEL CUENTO “el Perro Rabioso”

    Autor: Horacio Quiroga Forteza

    Nacionalidad: Uruguay

    Género Literario: Narrativo

    Especie Literaria: Cuento

    Localización del Cuento: Pertenece al libro de “Cuentos de Amor, Locura y Muerte”

    Tipo de Narrador: El cuento está Narrado en primera persona.

    Lugar: Donde se desarrolla el cuento, en un pueblo de Chaco Santafecino.

    Personajes del Cuento

    • el Peón. Anuncia que hay muchos perros con rabia en la ciudad.
    • otro peón: quien propino de un machetazo en la oreja a un perro mientras los comuneros lo perseguían, y luego aquel animal se fue por el camino mordiendo a un potrillo y un chancho.
    • Federico el Narrador del cuento, a quién mordió el perro rabioso, es luego perseguido en el monte y luego le pegan un tiro.
    • El perro Rabioso, es un perro grande, de color negro, con las orejas cortadas, entra a la casa del narrador y le muerde.
    • Madre de Federico, está siempre atemorizada por los perros rabiosos, no quiere salir de la casa, y cuando anochecía se encerraba a su cuarto, el oído atento al más hipotético aullido
    • Chico: hijo de Federico
    • Juana Esposa de Federico
    • Los Pobladores que luego persiguen a Felipe, y uno de ellos le mata de un tiro.

    Vocabulario encontrado en el cuento

    • Permanganato: En medicina se utiliza a veces una disolución diluida como desinfectante
    • Arpillera: es el nombre con que se conoce a la pieza textil gruesa y áspera fabricada con diversos tipos de estopa (de cáñamo o de yute), que suele utilizarse como elemento cobertor, y en la fabricación de sacos y piezas de embalaje

    TheMATSI

    Amante de los animales , la Naturaleza y los libros de Aventura.

    Deja una respuesta

    Calificacion

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir