Cuento la Cuesta de las Comadres de Juan Rulfo

Resumen la cuesta de las comadres, datos de la obra: genero literario, especie literario, tipo de narrador, personajes y otros datos más encontraras en el presente cuento.

Índice()

    Resumen

    En Cuesta las Comadres, Se nos había dado unas tierras a las sesenta personas que vivíamos ahí; A todos por igual se nos repartió. Y a los hermanos Torricos un pedazo de monte.

    Pero los hermanos Torricos se habían adueñado de todas las casas y las tierras, y la docena y media de lomas verdes que se veían allá abajo, eran también de ellos. Todos en Cuesta de las Comadres los Sabían.

    Los hermanos Torricos dedicados a la delincuencia, asalto y asesinato; habían amedrentado al pueblo. No se llevaban bien con los pobladores del lugar. Ni tampoco con el pueblo vecino llamado Zapotlán. Aunque debo decir que los de Zapotlán nunca vieron con buenos ojos a los que vivíamos en Cuesta de las Comadres. Y esto era desde viejos tiempos.

    En el Coamil donde sembrara mi maíz y frijol. Era una ladera y eran también terrenos de los Torricos. La tierra se hacía pegajosa desde que comenzaba a llover y luego había un desparramadero de piedras duras y filosas como troncos que con el tiempo parecían crecer. Pero los elotes que allí producían eran muy dulces, no necesitaban la sal de tequesquite. Yo era amigo de los Torricos.

    Los pobladores a causa de los hermanos Torricos, escondían sus animales en cuevas (gallos, borregos), sus granos (maíz, Calabazas amarillas, etc). Cuando los Torricos salían del pueblo por un tiempo. Entonces aparecían de los montes los animales. Pero cuando ya regresaban los Torricos, escondían todo.

    Los pobladores se iban del pueblo: primer uno en uno y luego en grupos, la gente se fue acabando. Se iban callados la boca, sin pelearse con nadie; seguro que ganas no le faltaban para pelearse con los Torricos, pero ya se les había ido el ánimo; a causa del mal que les habían hecho.

    Cuando ellos se fueron yo estuve cuidando sus casas; remendé sus techos y les puse ramas a los agujeros, pero viendo que tardaban en regresar dejé de hacerlo.

    Desde mi casa se podía ver el ancho camino que conducía a Zapotlán. Y ahí los Torricos pasaban horas y horas sentados, estaban acuclillados mirando el ancho camino, para observar si algún viajero iba por aquel camino, para luego acechar a su presa. Yo ignoraba estas cosas, pero luego lo supe.

    Cuando un día los Torricos me pidieron que les ayudara a traer unos tercios de azúcar, caminamos por un rato hasta el lugar, cuando llegamos ya era de noche, el arriero estaba quieto, agazapado entre el zacatal y no se movía, les dije que aquel hombre parece estar muerto, ellos me respondieron: le dejamos aquí cuidando, se debe haber quedado dormido. Le propiné una patada en las costillas y luego de un rato vine y otra patada, pero el hombre estaba muerto. Entonces comprendí que hacían los Torricos, cuando se pasaban horas y horas sentados en mi casa mirando con dirección al camino. Trajimos todo el tercio de azúcar.

    También debe Leer  Cuento El Hombre de Juan Rulfo

    Sucede un día que estaba bajo la luna remendando mi costal. Llegó embriagado Remigio Torrico, y me dijo: tu sabes a que he venido, supuse saberlo y le dije seguro es por la muerte de Odilón. Remigio creía que yo le había matado, aunque yo sabía quién lo mato, pero no fui yo. Así que le dije que no mate a Odilón. Pero Remigio sabía que me había comprado una frazada. Me dijo Odilón llevaba ese día 14 pesos y tú te has comprado una frazada. Él no me creería lo que le iba a contar. porque él estaba dispuesto a vengar a Odilón. Yo había llevado unos dos chivos a Zapotlán y los vendí y con eso compré una frazada, el costal que remendaba era porque metí al chivito debido a que todavía no podía caminar.

    Cuando Remigio se dirigió al tejocote y agarraba el guango, regresaba con dirección a mí, entonces fue ahí cuando tomé la aguja de arria y se la hundí cerquita del ombligo. Y allí la deje. Se encorvo y cayó sentado, parecía por un momento enderezarse y darme un machetazo con el guango.

    Se lo dije a Remigio ya muerto: mira yo no mate Odilón, a él lo mataron la familia entera de los Alcaraces, yo me encontraba en Zapotlán comprando mi sarape, y ya iba de salida, cuando tú hermano le escupió un trago de mescal en la cara a uno de los Alcaraces; lo hizo por diversión, porque hizo reír a todos. Los Alcaraces y Odilón estaban borrachos. Todos los Alcaraces sacaron sus cuchillos y mataron a Odilón.

     Porque Odilón había causado mucho daño a ese pueblo, y los Alcaraces no lo querían. Tarde o temprano tenía que pasarle algo en ese pueblo.

    Datos del Cuento La Cuesta de las Comadres

    Autor: Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno

    Nacionalidad: Mexico

    Género Literario: Narrativo

    Especie Literaria: Cuento

    Localización del Cuento: El cuento pertenece al libro “El Llano en Llamas”

    Tiempo: Escrito en tiempo Pasado

    Tipo de Narrador. Narrado en Primera Persona

    Tema Principal

    La delincuencia: Reflejado en los abuso de los hermanos Torrico hacia el pueblo La Cuesta de las Comadres y pueblos aledaños.

    También debe Leer  Cuento Es que Somos Muy Pobres de Juan Rulfo

    Personajes del Cuento “La cuesta de Las Comadres”

    • El Narrador-protagonista:Un Anciano que tenía su casa en la ladera. Amigo de los Torricos, y participa junto a los hermanos Torricos, cargando los tercios de azúcar que quitaron a un arriero. Mata con una aguja a Remigio Torrico.
    • Los hermanos Torricos: Odilón y Remigio Torrico: hombres dedicados al robo, con sus fechorías han amedrentado a los pobladores y se han adueñado de las tierras del pueblo de la Cuesta de las Comadres. Eran odiados por los moradores del pueblo de Zapotlán(un pueblo vecino). Remigio Torrico era tuerto pero eso no le impedía poder ver a gran distancia.
    • El Arriero, es golpeado con un leño en la cabeza por Odilón, para robarle varios tercios de Azucar.
    • Los Pobladores de Cuesta de las Comadres: abandonan el pueblo, por los abusos continuos de los hermanos Torricos.
    • Los Alcaraces: Están ebrios y Matan a cuchillos a Odilón, porque este le escupió, un trago de mezcal en la cara a uno de los Alcaraces. Lo que para Odilón fue una broma por diversión, pagó con su vida, no quedando de Odilón cosa que sirviera. 

    Vocabulario

    • Desperdigadas: Esparcido, separado , disperso
    • Mezcalera: Relativo a un pueblo amerindio del grupo apache que habitó las tierras centrales de Nuevo México, o a sus habitantes.
    • Coamil: Cuamil, o coamil. Forma rudimentaria de cultivo de maíz que consiste en agujeros cavados con coa por laderas fragosas de los cerros, lugares inasequibles para el arado.
    • Elotes: Mazorca verde o tierna de maíz que se consume cocida o asada como alimento.
    • Sal de tequesquite: es uno de los ingredientes más importantes e históricos de la gastronomía mexicana.El tequesquite es una sal compuesta por diversos minerales como el cloruro y el carbonato de sodio
    • Acuclillados: Dicho de doblar el cuerpo: De suerte que las asentaderas se acerquen al suelo o descansen en los calcañares.
    • Zacatal: Terreno poblado de zacates(amer. Hierba, pasto, forraje. amer. Estropajo.)
    • Tejocote: Crataegus mexicana, conocida comúnmente como manzanita, manzana de Indias, manzana chilena, tejocotera y tejocote, es un arbusto o árbol frutal pequeño nativo de México y algunas zonas de Guatemala
    • Guango: (cosa) Que es ancho y holgado.
    • Sarape: El sarape, zarape o jorongo​ es una prenda de vestir masculina que porta el hombre de campo para cubrirse de la lluvia y el frío. Es un atuendo considerado mexicano proveniente de Teocaltiche, Jalisco, y que se asemeja al poncho o ruana utilizados en la región andina de Sudamérica.
    • Aporrearon: Dar golpes con una porra, con las manos o cualquier otra cosa

    TheMATSI

    Amante de los animales , la Naturaleza y los libros de Aventura.

    Deja una respuesta

    Calificacion

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir