cuento solo para fumadores de julio ramón ribeyro

SOLO PARA FUMADORES

JULIO RAMON RIBEYRO
Resumen del cuento solo para fumadores es el siguiente. Mi historia se confunde con la historia de mis cigarrillos. De mi periodo de aprendizaje, no guardo un recuerdo muy claro, salvo del primer cigarrillo que fumé, a los catorce o quince años. Cuando ingresé a la universidad, me era indispensable entrar al patio de letras con un cigarrillo encendido. Un paquete me duraba dos o tres días y para poder comprarlos tenía que privarme de otros caprichos, pues vivía de propinas. Cuando no tenía se los robaba a mi hermano. Al subir de precio tenía que remplazarlos por los Incas, no debía ser muy bueno pero era el más barato que se encontraba en el mercado, a veces era vergonzoso sacar uno de estos cigarrillos del bolsillo. Yo siempre tenía una caja vacía donde guardaba estos cigarros. No sé si el tabaco es un vicio hereditario. Papá era un fumador moderado. Mi tío paterno George llevaba siempre un cigarrillo, quien lamentablemente falleció de cáncer al pulmón. Mis cuatro tíos maternos vivieron esclavizados por el tabaco. El mayor murió de cáncer en la lengua, el segundo de cáncer a la boca y el tercero de un infarto.

El cuarto estuvo a punto de reventar a causa de una úlcera estomacal, pero se recuperó y sigue de pie y fumando. Cuando ingresé a la facultad de derecho pude disponer así de los medios necesarios para asegurar mi consumo de tabaco.  El pobre Inca se fue al diablo, lo condené a muerte y me puse al servicio de una potencia extranjera. Era entonces la boga del Lucky. Miles de estos paquetes pasaron por mis manos, sin embargo mis días estaban así recorridos por un tren de cigarrillos, tampoco sabía que me iba ir del Perú. Mi viaje a Europa fue un verdadero sueño para un tabaquista como yo. Pero al llegar a España las cosas cambiaron la beca que tenía era pobrísima y después de pagar el cuarto, la comida y el trolebús no me quedaba casi una peseta. ¡Adiós Lucky! Tuve que adaptarme al rubio español, algo rudo y demoledor, que por algo llevaba el nombre de Bisonte. La primera vez que estas se agotaron me armé de valor y me acerqué a él para pedirle un cigarrillo al fiado. “No faltaba más, vamos, los que quiera. Me los pagará cuando pueda”. Estuve a punto de besar al pobre viejo. Fue el único lugar del mundo donde fumé al fiado. Me encontraba ya en París allí las cosas se pusieron color de hormiga, a medida que avanzaba en estas pesquisas mis recursos fueron disminuyendo a tal punto que no me quedó más remedio que contentarme con el ordinario tabaco Francés.

Ocurrió que un día no pude comprar ya ni cigarrillos franceses, tuve que cometer un acto vil: vender mis libros. Eran apenas doscientos o algo así. Sus páginas anotadas, subrayadas o manchadas conservaban las huellas de mi aprendizaje literario y, en cierta forma mi itinerario espiritual. Días más tarde erraba desesperadamente por los cafés del barrio latino en busca de un cigarrillo. Paris me parecía poblado de marcianos. Al llegar la noche, con apenas un café en el estómago y sin fumar, estaba al borde de la paranoia, llegué a los malecones del Sena. Miré las aguas oscuras y lloré copiosa, silenciosamente, de rabia, de vergüenza, como una mujer cualquiera, de pronto se presentó la oportunidad de trabajar, al día siguiente estaba haciendo cola ante la oficina de ramassagede vieiíxjourneaux y me convertí en un recolector de papel periódico.  Sea como fuese, en diez o más horas de trabajo, lograba reunir el papel suficiente para pagar cotidianamente hotel, comida y cigarrillos. Por desgracia, este trabajo duró solo unos meses. Quedé nuevamente al garete, pero fiel a mi propósito de no mendigar. Fue en esa época que conocí a Panchito y pude disfrutar durante un tiempo de los cigarrillos más largos. Panchito era un enano y fumaba Pall Malí, lo conocí porque mi amigo Carlos me lo presentó como un viejo pata. A partir de ese día Panchito, y yo y los Pall Malí formamos un trío inseparable. Panchito me contrató para ser su acompañante, mi función consistía en estar con él, tomábamos copetines en las terrazas de los cafés. A pesar de tan estrecho contacto, yo no sabía quién era realmente panchito. A Panchito le  gustaba esa burguesía de peruanos que lo había menospreciado. A Santiago le pagó sus cursos de violín, a Luis le consiguió un taller para que pintara y a Pedro le financió la edición de una plaqueta de poemas invendible.

Panchito era así, pero que no aceptaba nada de vuelta, ni las gracias. Días más tarde Panchito desapareció, sin preaviso. Pero años después, cuando trabajaba en una agencia de prensa, encargado de seleccionar y traducir las noticias de Francia destinadas a América Latina. De Niza llegó un télex con la mención ” Especial Perú. Para transmitir a los periódicos de Lima”. El télex decía que un delincuente peruano, Panchito, fichado desde hacía tres años por la Interpol, había sido capturado en los pasillos de un gran hotel de la Costa Azul cuando se aprestaba a penetrar en una suite. Recordé que para su mamá y hermanos, a quienes depositaba mucho dinero a Lima, Panchito era un destacado ingeniero en Europa. Haciendo una bola con el télex lo arrojé a la papelera. Los vaivenes de la vida continuaron llevándome de un país a otro, pues en Múnich no conocía a nadie y para colmo se desató un invierno atroz, no hacía más que mirar por la ventana el paisaje polar. Yo estaba alojado en casa de un obrero metalúrgico, hombre rudo, pero perspicaz, se dio cuenta de inmediato que algo me atormentaba. Le expliqué el caso y excusándose por no poder prestarme dinero me regaló un kilo de tabaco picado, papel de arroz y una maquinita para liar cigarrillos. Gracias a esta maquinita pude subsistir durante las dos interminables semanas, pues el cigarro permitió capear el temporal y reanudar brío mi novela interrumpida. Una noche, conversando y fumando con mis colegas en un café de la Plaza de Amias, me sentí repentinamente mal. La cabeza me daba vueltas, sentía punzadas en el corazón. Me retiré a mi hotel y me tiré en la cama. Pero mi estado se agravó, me sentí realmente morir, me di cuenta que eso se debía al cigarrillo, que al fin estaba pagando al contado la deuda acumulada en quince años de fumador desenfrenado. Podía así llegar a la conclusión que fumar era un vicio preocupante para mi salud y que pronto estaría internado.

Me encontraba entonces en Cannes siguiendo un nuevo tratamiento para librarme del tabaco, luego de una última estada en el hospital. Dupont, quien era el médico había decretado distracción, deportes y reposo, receta que mi mujer convertida en la más celosa guardiana de mi salud y extirpadora de mi vicio, se encargó de aplicar y controlar escrupulosamente, de pronto pasaron los días sin explicaciones claras, rodaba en una camilla rumbo a la sala de operaciones. Me desperté siete horas más tarde, estaba cortado como una res y cosido como una muñeca de trapo. Me habían sacado parte del duodeno, casi todo el estómago y buen pedazo del esófago. Me estaba pues muriendo o más bien “dulcemente extinguiéndome”, como dirían las enfermeras. Cada día perdía unos gramos más de peso y me fatigaba más someterme a la prueba de la balanza, y me dije de nada  me valían quince o veinte de lecturas y escrituras, para estar recluido entre los moribundos. De esta manera, está de más decir que a la semana de salir de la clínica podía alimentarme moderadamente pero con apetito; al mes bebía una copa de tinto; y poco más tarde, al celebrar mi cuadragésimo aniversario, encendí mi primer cigarrillo, con la aquiescencia de mi mujer y el indulgente aplauso de mis amigos. De modo que enciendo otro cigarrillo y me digo que ya es hora de poner punto final a este relato. Veo además con aprensión que no queda sino un cigarrillo, de modo que les digo adiós a mis lectores y me voy al pueblo en busca de un paquete de tabaco.

DATOS DE LA OBRA SOLO PARA FUMADORES

(Publicado en 1987)

TITULO :“SOLO PARA FUMADORES”

AUTOR: JULIO RAMON RIBEYRO

GÉNERO LITERARIO: Narrativo

ESPECIE LITERARIA: Cuento

NACIONALIDAD: Peruano

MOVIMIENTO LITERARIO A LA QUE PERTENECE EL AUTOR: Realismo/generación del 50

LOCALIZACIÓN DEL TEXTO: el cuento solo para fumadores está incluido en el libro de cuentos “la palabra del mudo”

PERSONAJE PRINCIPAL DEL CUENTO SOLO PARA FUMADORES

  • EL NARRADOR: Es quien cuenta su historia sobre el vicio que tenía por fumar

PERSONAJES SECUNDARIOS DEL CUENTO SOLO PARA FUMADORES:

  • Panchito: una persona de baja estatura, era delincuente, viajo de lima a parís y encontró  a unos jóvenes hijos de esa clase burguesía peruana que lo había menospreciado estando en lima. Dándoles de beber, comer y sustento económico a Santiago, y pedro, Carlos. Encontró un placer aberrante en devolver con dádivas lo que había recibido en humillaciones. A Santiago le pagó sus cursos de violín, a Luis le consiguió un taller para que pintara, y a Pedro le financió la edición de una plaqueta de poemas invendible
  • Mujer del narrador:
  • Hijo del narrador:
  • Los tíos del narrador: son cuatro
  • Santiago: miraflorino, recibió apoyo de panchito para estudiar cursos de violín
  • Pedro: miraflorino, es ayudado por panchito para la publicación de sus poemas
  • Luís: un miraflorino
  • Carlos. Amigo del narrador, y de Panchito. Alojo en su estudio a panchito cuando llegó a parís.
  • Frau Trausnecker. Era obrero metalúrgico, hombre rudo, pero perspicaz, Hospedo en Múnich al narrador.
  • Doctor Dupont: Encargado del tratamiento del narrador antes de ser hospitalizado
  • Las enfermeras: encargadas de atender al narrador en el hospital

TEMA PRINCIPAL: Adicción por los cigarros

PUNTO DE VISTA DEL NARRADOR: Narrado en primera Persona. El narrador es el protagonista

si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on Facebook17Share on Google+4Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *