CUENTO LA GUERRA DE LOS YACARES DE HORACIO QUIROGA

LA GUERRA DE LOS YACARES

-HORACIO QUIROGA FORTEZA-
Resumen de la obra la LA GUERRA DE LOS YACARES de Horacio Quiroga es el siguiente: vivían en un río muy grande cientos y miles de yacarés; Se alimentaban de peces y bichos; Y dormían la siesta en la arena de la orilla del mar. Un día Mientras dormían la siesta, un ruido los hizo despertar; Y por lo que dijo el más viejo del yacaré supieron que era un buque. el ruido del buque había hecho huir a los peces. el viejo yacaré les dijo, esperemos hasta mañana, volverán los peces, pero si vuelve a pasar el buque; moriremos de hambre.

el buque nuevamente volvió a pasar. Dijeron, si pasaron ayer, y hoy, volverán mañana y todos los días, y vamos a morir de hambre. Hagamos un dique, construyeron el dique en medio del rio, ahí plantaron los palos. Y ahora no pasara ningún buque y se echaron a dormir. En efecto llegó el buque y no pudo pasar, los yacarés echaron a reír.

Al día siguiente volvió el buque pero este ya no era el mismo, era un buque de guerra; con terribles cañones. El buque hizo volar los palos del dique a puro cañonazos y pasaron. Construyendo nuevamente un dique y más fuerte. Pero el buque lo hizo  volar los palos del dique, usando granadas. Y pasaron.

No había forma de controlar el paso del buque dijeron los yacarés. Pero el más viejo les dijo tenemos una opción. Vamos al surubí el tiene un torpedo, pidámoslo, aunque está enojado porque uno de nosotros se comió a su sobrino. Pero es un buen hombre.  Trajeron al torpedo y al surubí; porque él era el único que sabía disparar el torpedo. Y colocaron el torpedo bajo el aguan en medio del dique sujetado por cuatro yacarés, pues habían vuelto a construir  un nuevo dique y esperaron a que viniera el buque.

Y apareció el buque y el oficial dijo quiten ese dique, nunca respondieron los yacarés. Bien dijo el oficial. Acabaremos con este dique y también con ustedes, no va a quedar ni uno, ni viejos como ese (apuntando al viejo yacaré) que solo tiene dos dientes en los costados. Al oír la burla, el viejo yacaré dijo, estos dos dientes me servirán para comerte.

El buque lanzo su primer cañonazo hizo volar en mil pedazos, diez o doce troncos. Dejando un agujero en medio del dique. Suelten el torpedo dijo el surubí, los yacarés soltaron y el torpedo vino a flotar en el agua, el surubí apuntado con un solo ojo. Y lo lanzó contra el buque, aunque el oficial quiso mover el buque, ya era tarde el torpedo llegó, chocó y reventó, y partió el buque en quince mil pedazos. Y todos gritaron triunfantes, los cuerpos se lo llevaba la corriente y los yacarés no quisieron comerlos pero hubo uno que tenía galones de oro en el traje y estaba vivo, al verlo el viejo yacaré se lo comió, había sido el oficial que se burló del viejo yacaré que tenía dos dientes. Esto ha sido el resumen de la obra LA GUERRA DE LOS YACARES

LA GUERRA DE LOS YACARES


DATOS DEL CUENTO LA GUERRA DE LOS YACARES

AUTOR: Horacio Silvestre Quiroga Forteza.

NACIONALIDAD: Uruguayo

GÉNERO LITERARIO: Narrativo.

ESPECIE LITERARIA: Cuento.

LOCALIZACIÓN DEL TEXTO: El cuento LA GUERRA DE LOS YACARES  pertenece al libro ”cuentos de la selva”

ESCUELA O MOVIMIENTO LITERARIO A LA QUE PERTENECE EL AUTOR: Naturalista y Modernista

VOCABULARIO, TERMINOS ENCONTRADOS EN EL CUENTO LA GUERRA DE LOS YACARES

DIQUE: Obstáculo que actúa como contención de algo, que pueda perjudicar; muro de contención  construido para contener la fuerza del agua, embalsarla o reconducirla.

Yacaré: Caimán suramericano, de piel negruzca, que segrega, por sus glándulas anales, una sustancia utilizada por los nativos.

Surubí: conocidos como doncellas o zúngaros en el Perú, de agua dulce nativos de América del Sur

Torpedo. Un torpedo moderno es un proyectil autopropulsado que se desplaza por debajo del agua estando diseñado para detonar en proximidad o en contacto con un objetivo

si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on Facebook17Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

9 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *