Cuento El Desafío de Mario Vargas llosa

EL DESAFÍO

MARIO VARGAS LLOSA

Resumen del cuento el desafío, como todos los sábados bebíamos unas cervezas en el “rio Bar”, reunidos León, Briceño y yo, de pronto llegó Leonidas, un poco agitado, le serví un vaso de cerveza, y dijo Justo va a pelear con el Cojo esta noche, me pidió que les avisará, quiere que vayan, va a ser en “la Balsa” pregunto Briceño, si a las once, Justo los esperara aquí mismo a las diez y media , Leonidas se fue, vivía a las afueras de la ciudad, luego de beber nos fuimos a la plaza, el Cojo lo va a matar dijo Briceño, no hables así, reprochó León.

Me fui a mi casa, me puse dos chompas, metí mi navaja en el bolsillo trasero de mi pantalón, mi esposa me dijo que no se me olvide que solo trabajo los domingos, y mañana es domingo, regreso en unos minutos dije y salí, de regreso en el “Rio Bar”, Moisés el dueño del local, me dijo, es cierto lo de la pelea, si respondí, avísame si puedo ayudar en algo, anoche estuvo aquí el cojo y su gente, y decía que lo iba a hacer añicos. Suficiente con nosotros le dije. Acabe  la cerveza camine por el malecón y regrese al rio bar , desde la puerta vi a Justo sentado en la terraza , visto de perfil desde la oscuridad, parecía un niño, una mujer, me acerque y me preguntó por los otros, ya vienen respondí, me contó como fue pactada la pelea, se encontraron en el “Carro Hundido”, el Cojo y su gente se me vino encima, gracias al cura que intervino, sino me mataban ahí mismo y ahí quedamos pelear esta noche en “La balsa”, llegaron Briceño y León vestidos de la misma forma, hermanito lo vas a hacer trizas dijo León, así será añadió Briceño.

Descendimos al río y ahí estaba “la Balsa”, un tronco de algarrobo, que cubría las tres cuartas partes del cauce, ellos ya están aquí dijo León, el Cojo y su gente estaban ahí, anda tú me dijo Justo, camine con dirección a “La Balsa”, y hacia  mí salió un bultito pequeño, era el Chalupas, quien dijo, pensábamos que Justito ya no vendría, quiero hablar con un hombre no con un muñeco dije, salió el cojo y se aproximó hacia mí, y dijo porque has traído a Leonidas, y salió el viejo, había llegado antes, algún problema conmigo he venido solo, no se meta viejo, no vaya pelearme con usted dijo el Cojo, no estoy tan viejo, he peleado con mucho mejores que tú, está bien dijo el Cojo, están listos, si respondí.

estuvimos unos minutos en silencio, ellos estaban en “La Balsa”, listos exclamo una voz del otro lado, listos grité, luego el Cojo, se dirigió al centro del terreno que nos limitaba a los dos grupos, Justo se dirigía a la línea de combate, el Viejo Leonidas lo intercepto y le dio una manta y le dijo ,de lejos, no te acerques, báilalo, cuida la cara, el estómago, Justo se envolvió el brazo con la manta y camino a pasos firmes, se detuvo a dos metros del Cojo, fijamente se miraban, los músculos tensos, se veían como semiocultos por la oscuridad de la noche, Justo empezó a moverse, y lo siguió el Cojo, ambos con las mantas en el brazo izquierdo, como escudo, y el brazo derecho  adelante, doblado con el codo hacia afuera, la mano apuntando al adversario.

El Cojo ataco primero, un salto hacia adelante, su brazo describió un círculo en el aire, rosó a Justo sin herirlo, Justo giro alrededor del Cojo, él giraba sobre su posición mirando fijamente a Justo, ataco Justo tan rápido como un resorte, ya está dijo Briceño, lo rasgó en el hombro dijo Leonidas, pero el Cojo tenía experiencia en peleas, retrocediendo rompió el círculo que Justo lo hacía, Justo atacó dos veces, encontró solo el vacío, no te acerques tanto, dijo Leonidas en voz baja, que solo yo pude escucharlo, el Cojo empezó a girar, movía su pie derecho y arrastraba el izquierdo, sal de ahí porque peleas tan cerca dijo Leonidas, muy despacio, como si el viento  hubiera oído,comenzó a llevar el mensaje, Justo comenzó a saltar, ambos atacaban y volvían a la defensa. Justo en un acto de locura, ataco a su rival desprotegido, ofreciendo su cuerpo, y vimos estrellarse con su presa con violencia, eso lo había sorprendido al Cojo que se quedó indeciso , y empezamos escuchar esos rugidos, ante la noche no sabíamos que brazos partían esos golpes, que garganta proferían esos rugidos, vimos las hojas de las navajas desnudas, ocultarse y aparecer, hasta que vimos separarse a lados opuestos, el cojo ataco y Justo no esquivó ambos rodaron por el suelo, se retorcían sobre la arena, uno sobre otro, la lucha fue breve y ambos quedaron como durmiendo, cuando quiso correr alguien, se detuvo, porque el cojo se paró, parecía un borracho, vamos a ver dijo León, pero en eso se levantó Justo.

¡Julián! Grito el cojo, dile que se rinda, Justo atacó y el Cojo se libró fácilmente, ¡díganle que se rinda!, calla y pelea bramo Leonidas, Vimos a Justo querer atacar, pero estaba sin fuerzas, y luego se desplomo en el suelo, fuimos donde estaba justo, el cojo y su gente comenzaron a alejarse, Justo estaba muerto, no llore don Leonidas, no he conocido a nadie tan valiente como su hijo, lo cargamos como a un ataúd y lo llevamos a casa de su padre el viejo Leonida. Fin del resumen del cuento el desafío

EL DESAFÍO

DATOS DEL CUENTO EL DESAFÍO

AUTOR: Mario Vargas Llosa

NACIONALIDAD: Peruano

GENERO LITERARIO: Narrativo

ESPECIE LITERARIA: Cuento.

MOVIMIENTO LITERARIO A LA QUE PERTENECE EL AUTOR: Boom literario y pertenece a la generación literaria del 60.

LOCALIZACIÓN DEL TEXTO: el desafío pertenece al libro de cuentos “los Jefes”, pero fue publicado por primera vez en 1958, por la revista La Revue Française , una revista francesa, que había organizado un concurso de cuentos, donde Mario Vargas Llosa, gano el concurso con su cuento el Desafío.

Y en 1959 Mario Vargas llosa publicó el libro de cuento los jefes, donde integro el cuento  El desafío, pero desde 1980 esta colección de cuentos se publica juntos con una novela corta “LOS CACHORROS” .(LOS JEFES LOS CACHORROS)

PERSONAJES DEL CUENTO EL DESAFÍO 

  • Julián Huertas, el narrador cuenta la historia, amigo de Justo, Briceño, León.
  • Justo, un joven que es uno de los duelistas, hijo de Leonidas, termina al final de la pelea, muerto tendido bajo el suelo
  • El Cojo, hombre rudo, labios gruesos, ojos pequeños, rengueaba del pie izquierdo, decían que en esa pierna tenía una cicatriz en forma de cruz, recuerdo de un chancho que lo mordió, cuando dormía, pero nadie lo había visto, es otro de los duelista, es de más edad de su contendor y por ende, más experimentado.
  • El viejo Leonidas, solo al final se sabrá que es el padre de Justo.
  • León, amigo de Justo.
  • Briceño, amigo de Justo.
  • Chunga, del grupo de El Cojo.
  • El Chalupas, de baja estatura, integrante del grupo de El Cojo.
  • Moisés, el dueño del bar llamado “Rio Bar”, donde se reúnen los amigos de Justo.
  • La esposa de Julián.
  • Hijo de Julián
  • El cura que salvo a justo de que el Cojo y su gente lo masacre en el “Carro Hundido”, cuando justo entraba a tomar cerveza

PUNTO DE VISTA DEL NARRADOR: el cuento el desafío está narrado en primera persona.

TIEMPO. El cuento el desafío, está narrado en tiempo pasado

ESPACIO: los hechos donde se desarrolla el cuento el desafío, es la ciudad de Piura.

Los escenarios son:

  • El «Río Bar», era un lugar donde se congregaban los amigos de justo, todos los sábados a beber cerveza, estaba ubicado a orillas del cauce.
  • Los espacios urbanos de la ciudad: la plaza, la avenida Castilla, el puente, el malecón
  • La Balsa”, un tronco de algarrobo, que cubría las tres cuartas partes del cauce seco del río Piura.

VOCABULARIO ENCONTRADO EN EL CUENTO EL DESAFÍO

  • Cauce: Concavidad del terreno, natural o artificial, por donde corre un río, un canal o cualquier corriente de agua.
  • Terraza: Parte descubierta o parcialmente cubierta, amplia y espaciosa en un lugar elevado de un edificio o que sobresale en su fachada, protegida por una barandilla o muro bajo
  • Malecón. Muro grueso construido a la orilla del mar, playa o puerto para protegerlos de la fuerza del agua
si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on Facebook7Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *