CUENTO AL PIE DEL ACANTILADO DE JULIO RAMON RIBEYRO

AL PIE DEL ACANTILADO

JULIO RAMÓN RIBEYRO
El resumen del cuento al pie del acantilado es el siguiente. Vivíamos en un barranco mis hijos, Pepe y Toribio, junto a los desmontes y piedras, aprendimos el oficio de la pesca, que vendíamos en la paradita de Santa Cruz, y así crecimos nadie nos dio nada, hicimos nuestra casa y no nos importaba lo que pasaba, arriba en lo alto, si la ciudad crecía, se llenaba de palacios. Pero nuestra vida peligraba, había una grieta, en la parte alta, y cuestión de tiempo para que se derrumbara y tapara nuestra casa, decidimos construir un muro de contención con los fierros que extrajimos del mar.

Nuestra casa se llenó de animales, de perros vagabundos, gatos, que comían ratas y culebritas en el barranco, a principio nosotros lo botábamos a pedradas, porque bastante trabajo teníamos con nuestro propio pellejo. También llegó un hombre que llevaba su tienda en su costal. Que por cierto se atoró con un trozo de pescado, fue aquel día que llegó a casa, lo dimos unos golpes en el cogote. Este hombre arreglo la finca, las puertas de la casa, afilo los anzuelos, y nunca pidió algo solo una troncha de pescado. Todo lo que estuvo malogrado lo compuso y de todo objeto roto inventó un objeto nuevo.

 En el verano la gente pobre venía a la playa, nosotros lo limpiamos, y levantamos un cobertizo para dar sombra, los bañistas nos agradecieron y aumentaron y entonces intente cobrar 10 céntimos, pero me dijeron aún falta arreglar algunas cosas.

Un día mientras regresaba a casa mi hijo Toribio estaba mirando el mar, y me dijo no veo a Pepe ya hace mucho tiempo. Eso me asusto, y la tarde ya había caído; Corrí a las aguas me quite la ropa;lo busque, lo llame y no había respuesta. Ya era de noche todo era oscuro. Lo suplique de rodilla a los pescadores, que estaban a punto de zarpar. Que me ayudaran. Con once barcas y antorchas encendidas lo buscamos.

Al día siguiente alguien lo vio flotando vientre arriba, unos hombre lo sacaron yo no quise verlo, me fui sin voltear cabeza, les dije que lo enterraran en la playa, mas no lo hicieron, lo enterraron al día siguiente en el cementerio de surquillo. Perder un hijo es como un ave que pierde su ala, yo quede como lisiado por unos días.

Puse un letrero “caballeros 20 céntimos, mujeres 10 centavos” y eso era una ayuda para nosotros; pero llegaron nuevos vecinos, mucha gente empezó hacerse de un espacio, en el barranco, construyeron sus casas de costales, cartones, yo puse un puesto de bebidas y butifarras.

Mi hijo Toribio, le gustaba la ciudad, una vez me increpó, por no haberlo mandado a la escuela, sabría ganarme la vida, él sabía leer gracias a Samuel que lo enseñó, cuando lo acompañaba a la ciudad a arreglar caños, poner vidrios, y con lo que ganaba se iba al cine, se enamoró y se escapó con Delia.

Con la ayuda de Samuel me puse a construir un barco, pero se quedó a medio terminar, porque a él se lo llevó la policía, porque hace cinco años, había matado a su mujer con un formón, porque lo engaño. Yo vendí el barco a medio hacer. Mi hijo Toribio regresó un día, flaco y huesudo, solo para pedirme quinientos soles, había perdido un hijo, y el segundo no quiere perderlo; Y se fue. Solo nuevamente, quise hacer amigos, pero todos se alejaban de mí.

Un día llegaron hombres de la municipalidad y nos dieron tres meses para salir del barranco, querían construir un establecimiento de baños. Todos los que antes no querían ser amigos míos, hoy venían a mí, para que me hiciera cargo del problema, yo acepte estar al frente, y les dije que nadie nos sacaría, estos terrenos son del estado, y yo llevo siete años aquí.

Nos hicimos de un abogado, nos cobró 50 soles por familia, y nos hizo firmar unos papeles, durante varias semanas no hubo nada. Y yo hice alarde de mí, ya ven sin mí estarían perdidos, y todos me agradecieron. Pero un día el juez vino con policías y maquinarias y empezaron a destruir las casitas. Fuimos al abogado para que nos dijera algo, pero solo nos dijo, los juicios se ganan o se pierden y no hay devolución de dinero. Las casitas iban siendo destruidas y todos me echaron la culpa a mí.

La gente se arrimó a mi morada y allí estuvimos, hasta que llegaron las maquinas a destruir mi casa. Pero nos atrincheramos con piedras, tuvo que venir el juez, y decirnos los que quieran irse a las pampas de comas levanten la mano, y uno en uno  se levantó. Me quede solo, nada podía hacer para que no destruyan mi casa. Entonces les dije destrúyanlo, no me hicieron caso, cogí una barreta y golpeé los muros, así háganlo les dije, ya es tarde me dijeron sonriendo y se fueron.

En la madrugada me fui a Miraflores, no quería ver que destruyen mi casa, me fui caminado solo  por la playa del mar. Una voz me detuvo era Toribio, y Delia, y juntos caminamos por la playa, hasta que Toribio vio una planta de higuerilla, y ahí construimos nuestra nueva casa. Esto ha sido el resumen del cuento al pie del acantilado.

AL PIE DEL ACANTILADO

DATOS DE  LA OBRA AL PIE DEL ACANTILADO

( Escrito en huamanga en 1959 )

TÍTULO DE LA OBRA: “al pie del acantilado”

AUTOR: Julio Ramón Ribeyro

NACIONALIDAD: Peruano.

ESCUELA O MOVIMIENTO  LITERARIO A LA QUE PERTENECE EL AUTOR: El escritor Julio Ramón Ribeyro pertenece a la escuela literaria. Realismo/generación del 50

ÉPOCA: Contemporánea.

GÉNERO LITERARIO: Narrativo

ESPECIE LITERARIA: Cuento

LOCALIZACIÓN: AL PIE DEL ACANTILADO, pertenece al libro de cuentos “La Palabra del Mudo”

PUNTO DE VISTA DEL NARRADOR: el cuento al pie del acantilado  está Narrado En Primera Persona:

ESPACIO FÍSICO: en el Barranco, que estaba en los Viejos Baños de Magdalena

TEMA PRINCIPAL: La necesidad de un techo, lleva a las personas de escasos recursos, posesionarse en lugares ya sean del estado o de propiedad privada, y si te botan de una invasión iras en otro lugar, y no importa el lugar si es un basurero “al pie del acantilado”, Lo importante es tener una casa

PERSONAJE PRINCIPAL DE LA OBRA AL PIE DEL ACANTILADO ES:

Don Leandro: padre de Pepe y Toribio, quien narra la historia que vive en el barranco.

PERSONAJES SECUNDARIOS DEL CUENTO AL PIE DEL ACANTILADO

Toribio: hijo menor de Leandro; dedicado a la cocina, y muy flojo para el trabajo.

Pepe: Hijo Mayor, dedicado al trabajo, en busca del progreso.

Delia: una joven alegre, redonda, de la que se enamora Toribio, y con quién se escapa.

El padre de delia: un sastre, que hacia remiendos; un pobre viejo que ya no veía muy bien.

Samuel. Un vecino del barranco, hombre que arreglo la finca, las puertas de la casa, afilo los anzuelos, y nunca pidió algo solo una troncha de pescado. Todo lo que estuvo malogrado lo compuso y de todo objeto roto inventó un objeto nuevo. Al que llevaron preso por asesinato de su mujer.

Bañistas: personas que iban a la playa.

Hombres De La Municipalidad: señores de sombreros y zapatos de charol.

El Abogado: un señor bajito, usaba lentes, sombrero, y un maletín gastado, lleno de papeles

El Juez: encargado del desalojo

Trabajadores de la municipalidad. Quienes hacen el desalojo

Invasores que habían tomado el barranco para vivir.

Pescadores: quienes ayudan a buscar el cuerpo de Pepe en el mar.

VOCABULARIO ENCONTRADO AL PIE DEL ACANTILADO

Cobertizo: Lugar cubierto de forma rudimentaria donde se resguardan de la intemperie personas, animales o efectos, como herramientas, materiales de construcción,

Talud: Inclinación de un terreno o del paramento de un muro.

Arengamos: proclamar un discurso de tono elevado

Terraplén: Montón de tierra con que se rellena un hueco o que se levanta con un fin determinado.

Vergeles: Huerto con gran abundancia de flores y árboles frutales.

 

si te gusta comparteloTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+5Share on LinkedIn2Pin on Pinterest0Email this to someone

3 comentarios

  • lorenita reyes

    esto es muy lindo heyyyyy todo me dirvio de gran ayuda, ademas esta obra esta super y nada que ver con las demas que se tienen que leer por obligacion y con un monton de paginas, agradesco mucho me sirvio de gran ayuda espero a lso demas tmb

  • Buena pero quiero q medigan cuales son sus escenario

    • hola Josue. hace tiempo que leí este cuento. solo te puedo hacer mención que el escenario es el barranco, que estaba en los Viejos Baños de Magdalena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *